Algunas consideraciones y recomendaciones para la Hipertensión Arterial

Los vasos sanguíneos llevan la sangre desde el corazón a todas las partes del cuerpo. Cada vez que el corazón late, bombea sangre a los vasos. La tensión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de los vasos (arterias) al ser bombeada por el corazón.

La hipertensión, también conocida como tensión arterial alta o elevada, es un trastorno en que los vasos sanguíneos tienen una tensión persistentemente alta.

Cuanta más alta es la tensión, más esfuerzo tiene que realizar el corazón para bombear.

Se considera hipertensión arterial a la elevación de los valores sistólico y diastólico por encima de los límites de tolerancia.

Debemos  recordar que la presión arterial normalmente aumenta con la edad, y el hecho de tomar medidas preventivas como puedes ser la limitación en el consumo de sodio es muy valiosa.

Los valores que  ha establecido por la OMS

La tensión arterial normal en adultos es

–      de 120 mm Hg1 cuando el corazón late (tensión sistólica) y –

–      de 80 mm Hg cuando el corazón se relaja (tensión diastólica).

–      Cuando la tensión sistólica es igual o superior a 140 mm Hg y/o la tensión diastólica es igual o superior a 90 mm Hg, la tensión arterial se considera alta o elevada.

Clasificación de la tensión arterial (OMS 1999)

CategoríaSistólica mmHgDiastólica mmHg
Óptima

< 120

< 80

Normal

120 – 129

80 – 84

Normal alta

130 – 139

85 – 89

Hipertensión
Grado I: leve

140 – 159

90 – 99

Grado II: moderada

160 – 179

100 – 109

Grado III: severa

≥ 180

≥ 110

Sistólica aislada

≥ 140

90

Cuáles son las causas  por las cuales podemos sufrir hipertensión:

  • Elevado consumo de grasas
  • El consumo de tabaco
  • Elevado consumo de sodio: La ingestión de sodio en la dieta se controla para mantener el estado de hidratación, para impedir la retención de líquidos o la hipertensión
  • Elevado consumo de alcohol: varios estudios muestran una relación entre el consumo excesivo de alcohol más de 80 gramos al día y la hipertensión
  • Estrés
  • Sobrepeso – Obesidad
  • Genético: heredado
  • Diabetes: es común sufrir de hipertensión arterial. Si no se controla adecuadamente, la alteración del sistema cardiovascular por la presión alta y la hiperglicemia puede producir daños irreversibles en varios tejidos, especialmente en la retina y los pequeños capilares renales.

Debemos considerar que la hipertensión una gran mayoría de veces no causa síntomas. Pero en otras sí que pueden aparecer síntomas como: dolor de cabeza, dificultad respiratoria, vértigos, dolor torácico, palpitaciones del corazón y hemorragias nasales.

La hipertensión es una enfermedad muy peligrosa ya que cuanto más alta es la tensión arterial, mayor es el riego de daño al corazón y a los vasos sanguíneos de órganos principales como el cerebro y los riñones.

Si no se controla, la hipertensión puede provocar:

  • un infarto de miocardio,
  • un ensanchamiento del corazón y, a la larga, una insuficiencia cardiaca.
  • los vasos sanguíneos pueden desarrollar protuberancias (aneurismas) y zonas débiles que los hacen más susceptibles de obstruirse y romperse.
  • la tensión arterial puede ocasionar que la sangre se filtre en el cerebro y provocar un accidente cerebrovascular.
  • La hipertensión también puede provocar deficiencia renal, ceguera y deterioro cognitivo.

Tratamiento nutricional para la hipertensión:

El objetivo del tratamiento nutricional comprende:

  • El mantenimiento de un peso corporal saludable, a través de unos hábitos alimentarios adecuados en cantidad y calidad de nutrientes que necesite.
  • Restricción moderada de sal (sodio), es una de las medidas más antiguas en el tratamiento de la hipertensión, puede que en ciertos pacientes esta medida no sea suficiente sobre todos aquellos que tienen alteración en el sistema que regula la tensión: renina-angiotensina-aldosterona.
  • Incremento en el consumo de calcio, potasio y magnesio: el incrementar el calcio en la dieta disminuye los niveles de la tensión arterial ante una ingesta elevada del sodio. La relación sodio/potasio urinario tiene mayor correlación con los niveles de la tensión arterial que cada uno de estos minerales por separado.
  • Disminución/eliminación del consumo de alcohol y tabaco.
  • Rutina de ejercicios para el control del estrés.

Este artículo es orientativo, no sustituye a la consulta con su médico /nutricionista

Artículos Relacionados

La vitamina D y su acción en las infecciones respiratorias

Nueva Investigación sobre la vitamina D y las infecciones respiratorias importantes para los grupos de riesgo. Los estudios han demostrado que la vitamina D suplementaria parece proporcionar un cierto grado de protección contra las infecciones respiratorias. El estudio, que se publica en The Lancet Diabetes & Endocrinology , confirma que la…
Leer más

Frases motivadoras: atrévete a vivir el presente

Marío Alonso Puig: “Mantener nuestra atención en el aquí y ahora nos permite estar presentes y encontrarnos con la sabiduría y el poder sanador de la Vida” ¿te has fijado que somos infelices, básicamente porque estamos pendientes de lo que nos ha pasado ayer o por lo que pasará mañana?…
Leer más
Abrir el chat
WhatsApp My-PDiet
¡Hola! ¿Tienes alguna consulta o necesitas información? ¡Pregúntanos desde aquí!