Los Radicales libres: ¿Qué son, como se forman en nuestro organismo, como nos afectan y cómo podemos evitarlos?

Si bien es cierto que el oxigeno es un elemento esencial para la vida, puede también ser perjudicial. Como puede ser esto? Los radicales libres son moléculas de oxigeno en el organismo que están dañadas por la luz del sol, humo, contaminación, estrés e incluso el mismo hecho de comer y respirar

Los radicales libres son átomos o moléculas que en su capa orbital más externa tienen un electrón libre, esto hace que sean sumamente inestables, esto quiere decir que se pueden adicionar a otras moléculas muy rápidamente, bien pueden ceder o absorber este electrón libre a la sustancia con que reacciona. Las moléculas donantes no solo acaban dañadas sino que a su vez también se pueden convertir en radicales libres.  Es decir que tienen una gran reactividad química.

Otras características que tienen los radicales libres, es que pueden contener uno o más electrones sin pareja, tener  una carga electrónica variable: es decir pueden ser neutros, positivos o negativos, la vida del radical libre dependerá de su estructura molecular, a mayor sencillez, más corta será su vida.

Los radicales libres ejercen un papel muy importante en numerosas reacciones que se llevan a cabo en el interior de nuestras células. Es en estas reacciones donde se producen las modificaciones estructurales, rápidas que muy a menudo tienen como consecuencia sobre la actividad biológica de numerosos compuestos. Esta reacción en cadena tiene el potencial de dañar cada célula del organismo, incluso el ADN. Con el tiempo, este daño puede afectar la capacidad de recuperación de las células permanentemente, nuestra piel envejece de manera prematura y nos hacemos mucho más vulnerable a enfermarnos.

Pero los radicales libres, no son siempre  negativos para nuestro organismo ya que participan en una serie de funciones que son elementales para poder garantizar una buena dinámica y óptimo nivel de nuestra salud, realizando:

–         Fagocitosis: es una destrucción por las células llamadas fagocitos de las partículas sólidas, organizadas o inertes

–         Formación de eicosanoides. Que son moléculas producto de la oxigenación de los ácidos grasos esenciales, conformado por 20 átomos de carbono, que tienen un papel muy importante en numerosas funciones corporales: la hemostasis, (detener las hemorragias), control del funcionamiento renal y la secreción de jugo gástrico

Los radicales libres pueden por otro lado contribuir a alterar diversos tipos de moléculas, trayendo como consecuencia la perturbación del funcionamiento normal de muchos de los sistemas corporales afectando la capacidad funcional del individuo.  Algunas de las enfermedades asociadas con la presencia de radicales libres tenemos: envejecimiento, artritis, arterioesclerosis, cataratas, hemodiálisis, infecciones, pancreatitis, procesos inflamatorios.

¿Cuáles son los factores que favorecen a la aparición de los radicales libres?

–         La contaminación ambiental a través del aire, agua, dióxido de nitrógeno, los gases producidos en la combustión de motores, etc.

–         Los rayos ultravioletas, tanto los artificiales como los naturales, estos actúan disminuyendo los niveles de antioxidantes que se encuentran en la piel.

–         Los hábitos alimentarios: incremento de consumo de alimentos con alto contenido de ácidos grasos poliinsaturados, alto consumo de alcohol, bajo consumo de frutas y vegetales frescas, irregularidad en los horarios de comida, ete.

–         Consumo de tabaco

–         Estrés, tanto físico como emocional.

–         La situación fisiológica de cada persona también influyen negativamente, por ejemplo realizar ejercicio de forma extenuante, las personas mayores, que normalmente tienen algún grado de desnutrición, enfermedades crónicas, consumo de medicamentos,

¿Cómo podemos evitar la formación de radicales libres en nuestro organismo?

Conociendo las particulares características de los radicales libres y las especies reactivas de oxigeno, al hecho de que la formación de estas especies reactivas es natural en nuestra vida, es por ello que el organismo ha desarrollado diferentes estrategias destinadas a protegerse de los efectos de los radicales libres.

Un considerable número de proteínas y de moléculas de pequeña medida participan en la defensa del organismo contra la acción agresiva de los derivados tóxicos del oxigeno, son los que conocimos como antioxidantes.

Los antioxidantes son sustancias que las incorporamos de forma habitual en nuestro organismo  a través de los alimentos que consumimos, sobre todo si la dieta es variada, equilibrada, abundante y rica en productos vegetales, frescos. Son las moléculas con este electron extra que neutralizan los radicales libres al donarlo, de modo que se convierten en moléculas de oxigeno normal.

Existen dos tipos de antioxidantes:

–         Los bloqueadores o neutralizadores de la cadena de oxidación que son los que evitan la propagación en cadena de lar reacciones de oxidación. Los compuestos neutralizadores de radicales libres son sustancias que se oxidan fácilmente ante la presencia de los radicales libres. Dentro de este grupo tenemos que clasificarlos en:

  1. Los hidrosolubles: que se disuelven en el agua, con lo cual neutralizan el radical libre en un medio acuoso, el más conocido es la vitamina C y la cisteína.
  2. Los liposolubles: constituidos por elementos que son solubles en medio graso, estos neutralizan los radicales libres a nivel de las membranas celulares, entre ellos tenemos los tocoferoles (vitamina E), los carotenoides

–         El tipo preventivo, que reducen la formación de radicales libres en descomposición algunos de los productos precursores. Estos transforma los radicales libres en estructuras moleculares menos o nada agresivos, normalmente este grupo corresponde a los sistemas enzimáticos, presentes en las células.

La vitamina E:

 Es una vitamina que pertenece a las vitaminas liposolubles. En este grupo  están incluidos varios tipos de tocoferoles y tocotrienol que se encuentra presentes de forma natural  en las plantas, en especial en los gérmenes de los cereales y aceites

Los compuestos del grupo de la vitamina E son capaces de interrumpir la propagación de la cadena de oxidación cediendo un electrón al radical libre, y se convirtiéndose así en un radical libre pero con una capacidad de reactividad mucho más pequeña y además dado a su gran estabilidad,  esta vitamina E puede ser regenerada en nuestro organismo,  por medio de otros antioxidantes o bien otros procesos de reacciones enzimáticas..

La vitamina C, o ácido ascórbico,

Esta vitamina pertenece al grupo de vitaminas hidrosolubles, y que está presente en abundancia en la fruta fresca, es una substancia que actúa en nuestro cuerpo de manera similar a la vitamina E. Para conseguir los efectos protectores de l vitamina C en todos sus aspectos, la ingesta recomendada es de 300 mg de vitamina, que puede conseguir la máxima concentración de ácido ascórbico al plasma, situado en 1,3 – 1,5 mg/dl

¿Cuáles son las mejores fuentes de antioxidantes?

La mejor fuente de antioxidantes la constituyen las plantas, ya que estas absorben la radiación solar y liberan grandes cantidades de oxigeno como subproducto en el proceso de la fotosíntesis, este proceso conlleva la producción de radicales libres, que hace que las plantas tengan que sintetizar muchos compuestos diferentes destinados a protegerse de los efectos nocivos de estas sustancias.

Algunos de los compuestos que están presentes en las plantas son: carotenoides, flavonoides, catequinas, vitamina C y vitamina E

Carotenoides : son los  responsable de aportar a los vegetales el color amarillo, naranja o rojo de muchas de las frutas y verduras. Su indisponibilidad varía ampliamente, de la  forma de manipulación de los alimentos (tiempo y condiciones  de almacenamiento,  tiempo y forma de cocción) que pueden afectar la cantidad que aportan.

Si deseas más información personalizada: http://www.my-pdiet.com/reserva-visita

Si desea más información: info@my-pdiet.com

Artículos Relacionados

El consumo de pescado y la Esclerosis Multiple.

Un estudio relaciona  una alta ingesta de pescado  con menor riesgo de esclerosis múltiple. La ingesta alta de pescado se asocia con un riesgo reducido de esclerosis múltiple (EM), según un estudio programado para su presentación en la  reunión anual de la Academia Estadounidense de Neurología Se definió una ingesta…
Leer más

Frases motivadoras: diferencian entre tragar, comer y digerir

“Los animales tragan, las mujeres/los hombres comen y la mujer/el hombre de intelecto sabe digerir”. Jena Anthelme Brillat Savarin. .Esta frase nos indica claramente que nuestros hábitos nos diferencian. La alimentación es una necesidad fisiológica, que comienza con la selección de los alimentos que consumimos. La diferencia con los animales…
Leer más
Abrir el chat
WhatsApp My-PDiet
¡Hola! ¿Tienes alguna consulta o necesitas información? ¡Pregúntanos desde aquí!