Categorías en nuestra tienda

Subscríbete

Recibe en tu email, nuestros consejos prácticos, novedades y ofertas de productos referentes a la nutrición y cuidado de tu cuerpo.

Maria Elvira Sánchez Vilariño - Doctoralia.es

Accede al dicccionario de dietas y nutrición - My-Pdiet.com

Maria Elvira Sánchez Vilariño - Doctoralia.es

Maria Elvira Sánchez Vilariño - Doctoralia.es

Twitter

Comenzaremos por recordar que la osteoporosis se trata de una disminución progresiva y generalizada de la masa ósea por aumento de la resorción, y que es mucho más frecuente en la mujer que en el hombre. Gran número de las mujeres se ven amenazadas poco después de la menopausia.

Las causas son múltiples; sensibilidad hereditaria a la secreción endógena de la hormona paratiroidea, malabsorción intestinal del calcio, menopausia precoz natural o quirúrgica, sedentarismo, alcoholismos y tabaquismo, corticoterapias de larga duración

Su mayor riesgo es el de las fracturas vertebrales por aplastamientos, fracturas a veces espontáneas en el nivel de la octava dorsal. Las personas de más edad sufren fracturas del cuello del fémur. De manera más precoz, numerosos dolores óseos del tipo dorsalgia o lumbalgia pueden confundirse con dolores de la artritis común, con los que además pueden coexistir.

¿Se puede prevenir la osteoporosis? Si a través de cambios en algunos hábitos:

-          El ejercicio físico ha demostrado ser beneficioso en todos días edades para la prevención de la osteoporosis,

-          puesta en práctica de unos buenos hábitos alimentarios y la suplementación.

-          mantenimiento de una buena ingesta alimentaria, y control de peso

El mantenimiento durante toda la vida de un aporte cálcico mínimo, aproximado de 1 g al día es uno de los mejores medios no sólo para adquirir masa ósea sino también para prevenir su desmineralización. Por otro lado, este aporte debe aumentarse en el curso de determinadas circunstancias como: crecimiento, embarazo, fatiga excesiva, recuperación post infecciosa o quirúrgica.

Los tratamientos hormonales de la osteoporosis consisten en una sustitución con estrógenos y progesterona cuando la menopausia se instala. Es indudable que estos tratamientos disminuyen el fenómeno de resorción ósea y que en las mujeres sensibles la eficacia se nota rápidamente, al reducirse los dolores. No es menos cierto que estos tratamientos, no han demostrado ser absolutamente inocuos.

Los tratamientos clásicos de la osteoporosis (no hormonales): comprenden la suplementación de calcio, fosforo, flúor vitamina D.

El calcio en dosis de 1.000 – 1800 mg /día representa el tratamiento básico que de iniciarse lo antes posible en las mujeres con riesgo de padecer osteoporosis. En este caso la necesidad de suplementación es evidente ya que sería necesario el consumo de más de una docena de yogures, 5 vasos de leche, 200 gr de queso y/o 454 gr de almendras para alcanzar estas dosis.

La vitamina D representa, juntamente con el calcio, el tratamiento básico de la osteoporosis; aumenta la absorción intestinal del calcio, lo moviliza hacia el sector exracelular, aumenta la mineralización ósea, favorece la biosíntesis y la maduración del colágeno. Preventivamente a dosis de 400 a 1000 UI/día y asociada al calcio es uno de los mejores medios de lucha contra esta enfermedad. 

Estas recomendaciones no sustituyen la consulta de una nutricionista, para mayor información: solicite su visita: http://www.doctoralia.es/medico/sanchez+vilarino+maria+elvira-12110545

 

Es una enfermedad que también se le denomina: “enfermedad silenciosa”, ya que puede ir generándose sin detectarse hasta que la fragilidad ósea resulte tan importante que cualquier tensión, golpe o caída ocasione fracturas o una radiografía detecte la existencias de algún hueso deteriorado.

Como se sabe la osteoporosis es una enfermedad caracterizada por una reducción de la masa ósea con alteración de la función esquelética que produce una mayor tendencia a las fracturas. Se trata de una enfermedad en cuya causa u origen podría estar implicada la nutricional. A continuación mencionaremos algunos:

-          Vitamina K: esta vitamina interviene en la síntesis de proteínas que participan en la formación de proteínas que intervienen en la coagulación, entre las que se encuentra la osteoocalcina que es una hormona que participa en la formación en la formación del hueso. Es por ello que se  ha observado que en pacientes con bajos niveles de vitamina K tienen un mayor riesgo de fracturas.

-          El sodio: el alto consumo de sodio favorece a la eliminación del calcio por la orina, por lo tanto una dieta rica en sodio contribuye a incrementar el riesgo de sufrir osteoporosis. Es por ello que en mujeres postmenopáusicas y con un bajo consumo de calcio  se les recomienda disminuir el consumo de sodio.( http://www.my-pdiet.com/es/blog-de-nutricion/es-lo-mismo-la-sal-que-el-sodio)

-          Flúor: es sabido que en pequeñas concentraciones son capaces de promover un adecuado desarrollo dental. Pero un exceso  de flúor puede inducir fracturas al formar cristales que restan flexibilidad al tejido óseo por lo que se deben evitar los excesos.

-          Fibra: es un componente de la dieta que participa en la absorción de calcio, ya que disminuye la biodisponibilidad del Calcio e incrementa la excreción fecal de estrógenos, Sin embargo un consumo entre 20 – 30 gramos de fibra al día no interfiere con la absorción de calcio.

-          Fitoestrógenos presentes en algunas plantas pueden tener efectos antagónicos sobre los osteoblastos y a través de este mecanismo, ayudar a conservar la masa ósea, aunque aún se requiere más investigaciones.

-          Cafeína: la cafeína contenida en el café, refrescos de cola, chocolate o té, induce a un balance negativo de calcio porque es eliminado a través de la orina de calcio.

-          Alcohol: El alcohol disminuye la absorción duodenal de calcio. Se ha demostrado que cuando la mujer consume cantidades superiores a 25 gr de etanol por día, tiene 2.3 veces más riesgo de sufrir fracturas que cuando no lo hace. Cabe señalar que el consumo de etanol está inversamente asociado con el índice de masa corporal, mientras que la obesidad está asociada positivamente con el riesgo de fracturas por osteoporosis. Pero cuando se analiza la relación entre el índice de masa corporal y la osteoporosis se observa que la asociación con la obesidad es mínima.

¿Qué es la osteoporosis y como se desarrolla?

Viernes, 04 March 2016 08:00 Publicado en Blog

La osteoporosis es una enfermedad que afecta a millones de personas en todo el mundo. Se caracteriza por la pérdida de tejido óseo y se asocia con fragilidad y por tanto con las fracturas de los huesos.

Existen dos tipos de osteoporosis:

Tipo I o postmenopáusica: que ocurre entre los 50 y 70 años y es más común en las mujeres que en los hombres pues esta pérdida de hueso se ve acelerada por la disminución de las concentraciones de estrógenos, con un cremento relativo en las concentraciones de la hormona paratiroidea que se acompaña de una reducción de la absorción del calcio.

Tipo II o senil: es más frecuente en personas mayores de 70 años y aunque también es más frecuente en mujeres que en hombres, la diferencia es menor.

La osteoporosis secundaria constituye la desmineralización ósea que puede deberse al consumo de medicamentos: corticoides, heparina o exceso hormona tiroidea y algunos trastornos médicos como el hipertiroidismo, hiperparatiroidismo, enfermedades del riñón y algunas formas de cáncer (leucemia, linfoma, mieloma múltiple), algunas enfermedades del intestino, hígado riñón o páncreas pueden producir también menor absorción de calcio. El reposo prolongado en cama y la inmovilización pueden alterar el balance de calcio en nuestro organismo, con la consecuencia de pérdida ósea,

El principal factor determinante del riesgo de osteoporosis es la magnitud de la masa mineral ósea, que en la vida adulta depende de manera fundamental del tipo de alimentación y la cantidad de ejercicio físico realizado durante la infancia y, sobre todos, en los primeros años de adolescencia. Es importante mencionar que puede haber factores genéticos.

El calcio es un mineral a los que se debe prestar particular atención durante la pubertad, pues alrededor de cuatro años después de que aparecen los primeros signos de desarrollo puberal, la mujer adquiere cerca del 50 % de la masa mineral ósea. Dos años después de la menarquia la mujer tiene cerca de 85% de su masa mineral ósea, mientras que a los 7 años posteriores a la aparición de la menopausia ya no se observan variaciones significativas.

Es en la pubertad cuando se alcanza la máxima densidad ósea por lo que la demanda adicional de calcio durante este periodo podría significar un mayor  riesgo para presentar osteoporosis en la vida adulta.

Durante el climaterio la ausencia de los estrógenos aumenta la sensibilidad ósea hacia el funcionamiento de la hormona paratiroideas, esto provoca a corto plazo un aumento en la resorción ósea e hipercalcemia y a largo plazo osteoporosis. Llama la atención sobre el papel del calcio en la osteoporosis que llega a ocurrir durante la menopausia, sobre todo porque se ha mostrado que existe una asociación entre el consumo de calcio y la incidencia de fracturas.

El envejecimiento también está relacionado con una disminución de la densidad ósea. Si bien se ha reconocido que la osteoporosis está íntima mente vinculada con el envejecimiento, se sabe que por lo menos cinco factores participan en su origen; el efecto del envejecimiento en sí mismo, que acarrea un balance negativo de calcio y vitamina D, la pérdida de la actividad hormonal en la mujer, la fatiga ósea y los factores externos, como la disminución en el consumo de calcio, tabaquismo y vida sedentaria.

Esto nos da a entender que una ingestión adecuada desde la infancia y la adolescencia puede evitar la deficiencia de este mineral y evitar la aparición de la osteoporosis.

Si está demostrado con estudios que la suplementación con calcio al inicio de la menopausia no contribuye por si sola a evitar la pérdida de hueso.  Pero si se acompaña con un incremento de la actividad física  puede frenar la pérdida de masa ósea.

Otros micronutrientes que se han relacionado a la salud ósea o al riesgo de sufrir osteoporosis entran la Vitaminas D, K y C, el fósforo, el magnesio, el cobre y el flúor. Ya que todos estos participan en la absorción de calcio. Debemos recordar que existen nutrientes que favorecen la poca absorción del calcio, como pueden ser las grasas, fitatos y oxalatos

My-Pdiet

Personal Diet Consulting
Calle Bon Viatge, 42
08970 Sant Joan Despí
Barcelona - Spain
Tel: (+34) - 93.293.48.25
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Pago 100% seguro

Marcas de aceptación