Categorías en nuestra tienda

Subscríbete

Recibe en tu email, nuestros consejos prácticos, novedades y ofertas de productos referentes a la nutrición y cuidado de tu cuerpo.

Maria Elvira Sánchez Vilariño - Doctoralia.es

Accede al dicccionario de dietas y nutrición - My-Pdiet.com

Maria Elvira Sánchez Vilariño - Doctoralia.es

Maria Elvira Sánchez Vilariño - Doctoralia.es

Twitter

Relación entre nutrición y cáncer

Viernes, 06 July 2018 08:00 Publicado en Nutrición

Me gustaría compartir un artículo que apareció el día 29 de junio en el IM (medico) publica un artículo en el cual dicen textualmente:

“El Dr. Julio Lambea Sorrosaldel Servicio de Oncología Médica del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa Zaragoza, especialista en un subtipo de tumores en cabeza y cuello, el tercero en prevalencia y la cuarta causa de muerte en el varón, confirma la gran importancia que tiene "la nutrición de nuestros pacientes. Es un tumor que se asocia a un grado de desnutrición, un 30-50% de los pacientes de cabeza y cuello presentan en algún momento de su evolución desnutrición. Esto tiene un impacto pronóstico en la enfermedad, genera una menor calidad de vida, conlleva una pérdida funcional, prolonga la estancia hospitalaria -los pacientes oncológicos en riesgo nutricional presentan 3,5 días más de hospitalización respecto a los correctamente nutridos-, las complicaciones, las infecciones, la toxicidad del tratamiento que, al no poder hacerse adecuadamente, en algunos casos hay que pararlo, lo que influye mucho en el resultado final. Nos tenemos que empezar a preocupar de la nutrición de los pacientes desde el minuto cero".

Es muy importante valorar una intervención nutricional a la vez que se plantea el tratamiento oncológico. "Partimos de una situación de desnutrición en muchos casos que vamos a empeorar con nuestros tratamientos; un buen soporte nutricional, con consejos nutricionales y si hace falta suplementos, mejorarán muchos parámetros: inmunes, cicatrización si hay cirugía, se reducirán las complicaciones y mantendremos la intensidad necesaria del tratamiento", apunta Lambea. Solo un tercio de los pacientes en riesgo de desnutrición reciben soporte nutricional”

Tratamiento nutricional: individualizado para cada paciente

No todos los profesionales son conscientes de la importancia de la nutrición y sus consecuencias, y tampoco todos los pacientes tienen las mismas necesidades "El tratamiento nutricional de cada paciente debe ser individualizado", dice la Dra. Ocón, que añade "Falta esa concienciación y esa sensibilización de la importancia de la nutrición y estamos luchando desde nuestra sociedad, SENPE Y SEEN, para concienciar a todo el mundo, elaborando guías y trabajando estrechamente en todo lo que esté relacionado con la nutrición y el cáncer".

Por ello es muy importante mantener unas pautas nutricionales, una vez diagnosticado la enfermedad y durante su tratamiento de manera de reforzar el estado nutricional del paciente. Les redirijo al artículo: cuales deben ser las pautas nutricionales a seguir en el tratamiento nutricional de los pacientes oncológicos. http://www.my-pdiet.com/es/blog-de-nutricion/cuales-deben-ser-las-pautas-nutricionales-a-seguir-en-el-tratamiento-nutricional-de-los-pacientes-oncologicos.

Y  una  correcta suplementación en los pacientes diagnosticados con cáncer,  debe estar pensada para mantener una calidad de vida y  el estado nutricional del paciente, personalizada y  evidentemente acompañada con una alimentación variada. Los redirijo a dos articulos que salieron hacie tiempo:

Los objetivos que deben cumplir la suplementación en el  paciente con cancer: http://www.my-pdiet.com/es/blog-de-nutricion/cual-es-el-objetivo-de-una-suplementacion-correcta-en-paciente-con-cáncer-y-como-funciona 

Cual es el tratamiento "recomendado" para un paciente con enfermedades oncológicas : http://www.my-pdiet.com/es/tratamientos/suplementacion-para-enfermedades-oncologicas.

RECUERDEN QUE ADEMAS DE LA SUPLEMENTACIÓN TAMBIEN ES NECESARIO LLEVAR UNA ALIMENTACION EQUIIBRADA Y VARIADA,

Para más información: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Los nitratos y nitritos se utilizan comúnmente en el curado de las carnes para desarrollar y fijar el color, para inhibir los microorganismos y para desarrollar sabores característicos. Los nitratos también se encuentran en forma natural en muchos alimentos como por ejemplo las espinacas

Los nitratos y ni nitritos, insípidos e incoloros y los podemos encontrar de forma natural  disueltos en el agua. Los encontramos de forma natural en las aguas superficiales o subterráneas como consecuencia del ciclo natural del nitrógeno, sin embargo, en determinadas zonas ha habido una alteración de este ciclo en el sentido de que se ha producido un aumento en la concentración de nitratos, debido fundamentalmente a un excesivo uso de abonos nitrogenados y a su posterior arrastre por las aguas de lluvia o riegos.

Como es bien sabido  el nitrato en sí es en gran medida inofensivo para el organismo humano. Sin embargo, el nitrato en el cuerpo se puede convertir en compuestos de nitrito y N-nitroso. Y estos últimos si se consideran altamente cancerígenos.

Para proteger al consumidor, se han definido los valores límites correspondientes, incluso para el agua potable. Por lo tanto, de acuerdo con la Directiva de agua potable de la UE, puede contener un máximo de 50 mg de nitrato por litro de agua potable. Este umbral también se encuentra en la Ordenanza alemana sobre el agua potable.

Los científicos daneses ahora cuestionan este límite. En un gran estudio basado en la población, que se evaluaron como en el largo plazo, el contenido de nitrato en el agua potable se asocia con el riesgo de cáncer colorrectal (Int J Cancer 2018; línea 23 de febrero). 

Los resultados a los que llegaron: es que tanto para el carcinoma colorrectal en combinado, como para el carcinoma rectal solo, el riesgo de enfermedad aumentó significativamente a partir de un valor de más de 3,87 mg de nitrato por litro.  Y para el carcinoma de colon, un aumento de riesgo solo fue detectable a partir de un valor de 9.25 mg / l.

Así que debemos vigilar no solo la cantidad sino la calidad de agua que consumimos.

Es muy difícil realizar estadísticas sobre la eficiencia  de la suplementación en los pacientes de cáncer. Pero, a nivel de consulta individual  en el cual  el nutricionista se asegura la constancia de los equilibrios nutricionales, según la sintomatología y los resultados analíticos del  paciente tanto previo al tratamiento, así como durante el mismo podríamos observar:

-          Mejor tolerancia al tratamiento y recuperación del mismo a través de una menor fatiga, menor nauseas, etc.

-          Mejora en la rapidez y calidad de la respuesta a los tratamientos aplicados.

-          La calidad de vida durante el tratamiento.

La suplementación del paciente con cáncer debe incluir: proteínas de alto valor biológico, vitaminas generales, vitamina A y carotenoides, selenio,  cinc, vitamina E y hierro. Es importante recordar, que la suplementación se debe llevar a cabo con una dieta adecuada nutricionalmente y personalizada.

Como funcionan estos suplementos:

-          Proteínas de alto valor biológico: Las proteínas se necesita  para mantener nuestros tejidos, favorecer el mantenimiento de nuestro sistema de defensa. En las fases de anorexia uno de los alimentos que se tienden a tener más rechazo son a las correspondientes a las proteínas y el no consumirla, obliga al organismo a obtenerlas  de la masa muscular que necesite. Esto podría prolongar el tiempo de recuperación de la enfermedad y reducir la resistencia a las infecciones. Las personas con cáncer a menudo necesitan más proteína de lo común. Después de la cirugía, la quimioterapia o la radioterapia, normalmente se necesita proteína adicional para sanar los tejidos y ayudar a combatir las infecciones. Es importante que se asegure el aporte de todos los aminoácidos esenciales, que no genere residuos y que sea absorbida de una forma rápida.

-          Multivitaminico: Es conocido que en condiciones de  alimentación equilibrada y con un buen estado de salud, suele tener las necesidades de vitaminas y minerales cubiertas. Pero puede ser difícil comer una dieta balanceada al estar recibiendo un tratamiento contra el cáncer, especialmente si los efectos secundarios que surgen perduran por periodos prolongados. Si la ingesta de alimentos ha sido limitada por varias semanas o meses debido a los efectos del tratamiento, es importante mantener un control analítico de los niveles de vitaminas para poder adecuarlas a su necesidad.

-          Vitamina A y carotenoides: en este caso es recomendable utilizar los pigmentos vitamínicos de origen vegetal o carotenoides (beta caroteno) con el único objetivos de poder destruir los radicales libres, son los más eficaces captadores de oxígeno.

-          Vitamina E o alfatocoferol: también es un antioxidante esencial. Su acción está asociada al selenio, protege al resto de vitaminas A y C de la oxidación. La vitamina E protege de la inmunosupresión inducida por los rayos solares. Es utilizado sobre todo para la protección del miocardio de las irradiaciones y de ciertos medicamentos.

-          Vitamina C: Esta vitamina actúa sobre la parte con más contenido de agua de la célula y actúa en sinergia con la vitamina E para su regeneración. Su efecto antioxidante actúa sobre todo a nivel de las mucosas tanto orales como intestinales.

-          Cinc: es parte importante  en el tratamiento contra los radicales libres, pues entra de una forma directa o indirecta en la composición y metabolismo  de muchas enzimas, que tienen importancia en la lucha contra el cáncer. Además es conocida su función en mejorar la formación de defensas en nuestro organismo.

-          Hierro y ácido fólico: los niveles bajos  suelen ser los causantes de la debilidad en los pacientes con cáncer. Es recomendable suplementar siempre que las analíticas den unos valores bajos.

-          Fitonutrientes: Los fitonutrientes o fitoquímicos son compuestos vegetales como carotenoides, licopeno, resveratrol y fitosteroles que se piensa que tienen propiedades que protegen la salud. 

Esta suplementación debes ser recomendada y diseñada por una nutricionista, que además se acompaña con una dieta adecuada a las necesidades del paciente

Los pacientes con cáncer, tienden a presentar diferentes sintomatologías durante el proceso de la enfermedad, y cada uno de ellos debe ser tratado en su momento.

Por ejemplo pueden presentar fatiga como resultado de la deficiencia de hierro, la cual suele pasar inadvertida. Por ello se ha sugerido incorporar la evaluación sistemática de la fatiga junto con la determinación, al menos de la hemoglobina a fin de detectar oportunamente los casos que requieren tratamiento preventivo o terapéutico con hierro.

El tratamiento con radioterapia, a pesar de que es más localizado, por lo general daña los tejidos normales alrededor del tumo. Dependiendo del área irradiada los daños serán diferentes por ejemplo:

-La radiación en área de la boca y la faringe producen cambios en el gusto, reducen la producción de saliva, provocan problemas al tragar (disfagia) y deterioro en los dientes, todo esto influye de una forma muy negativa a la hora de poder alimentarse el paciente.

- La radiación  en el área del abdomen y la pelvis puede producir diarrea, malabsorción, hemorragias, estenosis y obstrucción.

En la evaluación de la dieta se ha tratado de encontrar asociación entre el consumo de vitamina A, C y E, betacarotenos y fibra con el riesgo de desarrollar cáncer de mama. En la mayoría de los casos ha sido posible probar un efecto protector de dichos nutrimentos contra esta enfermedad. Pero más que el consumo de uno de ellos en particular se cree que es el tipo de dieta: rica en verdura, frutas y cereales integrales lo que realmente ayuda a la prevención de este tipo de cáncer. Por otro lado  debemos realizar una mención especial a los fitoestrógenos, de los cuales se ha propuesto que tienen un alto potencial anticarcinogénico, en particular las isoflavonas.

Se recomienda el disminuir el consumo  de alimentos refinados y de origen animal, ya que la mayor incidencia de cáncer se explica por el aumento en el tiempo de tránsito intestinal y el aporte elevado de colesterol y grasas saturadas. En esas condiciones, las bacterias del colon tienen oportunidad de producir un mayor número  de sustancias cancerígenas, que afectan a la mucosa y le producen un estímulo de crecimiento que puede inducir al desarrollo de pólipos neoplásicos que más adelante pueden derivar en carcinomas.

Moderar la ingestión tanto de alimentos ahumados por su elevado contenido de hidrocarbonos aromáticos policíclicos, como de productos curados o embutidos, pues contienen nitratos y nitritos, ya que los componentes citados en ambos casos se puede convertir en sustancias carcinogénicas. Consumirlos solo en forma ocasional y siempre acompañados de una fuente de vitamina C (antioxidante).

Se ha demostrado la eficiencia de la vitamina E contra la acumulación de radicales libres y contra la elevación de la tasa de peroxidación de lípidos.

En resumen:

Se debe recomendar una alimentación variada que incluya diariamente alimentos de los tres grupos, con un contenido moderado de grasas, bajo contenido de hidratos de carbono sencillos o de fácil absorción, frutas y verduras de forma abundante, restringir los productos con aditivos y conservadores. De debe vigilar mucho las cantidades y calidad de la proteína que ingiera el paciente.

Aumentar el consumo de verduras y frutas, sobre todo crudas y de color verde o amarillo, así como las frutas cítricas pues aportan fibra, antioxidantes como betacarotenos y vitamina C. Las verduras de color verde: col, coles de Bruselas, coliflor y brócoli contienen sustancias que contribuyen a la prevención de cierto tipo de canceres.

Es recomendable la suplementación nutricional a los pacientes con cualquier tipo de cáncer ya que puede intervenir en varias situaciones:

-          En la prevención: Según algunos epidemiólogos, entre el 30 y 40 % de los canceres se deben a la alimentación: consumo excesivo de grasas animales, dietas baja en fibras, consumo de alcohol, tabaco, etc. producen carencias nutricionales aumentando el riesgo de cierto número de afecciones tumorales o pretumorales

-          En situaciones coadyuvantes de los tratamientos convencionales: ya para el año 1985 se había estudiado a la vitamina A como coadyuvante en el tratamiento de ciertos canceres de mama, la vitamina D3, que bloquea los receptores hormonales de ciertos canceres de mama, de melanomas. Y los Ácidos grasos Omega 3 que bloquean ciertos receptores a los factores de crecimiento tumoral.

-          Prevenir y atenuar las complicaciones terapéuticas: en el caso de la protección inmunitaria cuando se tiene un tratamiento de radioquimioterapeutico se puede aplicar el tratamiento con vitamina A, B6, C y Cinc. La vitamina E y el selenio proporcionan una protección cardiaca en caso de la quimioterapia. El ácido fólico para las intoxicaciones y modulaciones de la quimioterapia.

-          La suplementación con aminoácidos esenciales (preferentemente de origen vegetal), debería ser con la finalidad de evitar la pérdida de masa grasa, y favorecer la creación de defensas.

Por último no debemos olvidar que la dieta debe ser adecuada tanto al tipo de neoplasia como al tratamiento que se le haya realizado. Es importante el factor humano y la compañía, así como la variedad en la dieta y no se debe descuidar la presentación de la dieta, acompañada de una suplementación adecuada al momento y a las necesidades del paciente.

My-Pdiet

Personal Diet Consulting
Calle Bon Viatge, 42
08970 Sant Joan Despí
Barcelona - Spain
Tel: (+34) - 93.293.48.25
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Pago 100% seguro

Marcas de aceptación