Categorías en nuestra tienda

Subscríbete

Recibe en tu email, nuestros consejos prácticos, novedades y ofertas de productos referentes a la nutrición y cuidado de tu cuerpo.

Maria Elvira Sánchez Vilariño - Doctoralia.es

Accede al dicccionario de dietas y nutrición - My-Pdiet.com

Maria Elvira Sánchez Vilariño - Doctoralia.es

Maria Elvira Sánchez Vilariño - Doctoralia.es

Twitter

Uno de los factores más importantes que incide sobre el normal crecimiento y desarrollo del feto es la alimentación de la madre. No sólo es importante durante el segundo y tercer trimestre, sino también durante el primer trimestre e incluso antes de la concepción. Desde el punto de vista nutricional, el feto depende totalmente de la madre ya que todos los nutrientes los recibe a través de la placenta. 

En relación a la suplementación de nutrientes esenciales a las embarazadas, podemos encontrar opiniones diversas. Debemos tener en cuenta que lo más importante es el fomento de una alimentación cualitativa y cuantitativa correcta a las necesidades de la madre a través de una correcta dieta, y en aquellos casos en que esta medida no sea suficiente, se debe aconsejar la suplementación.  

A continuación  se explica la importancia de la suplementación de los micronutrientes  esenciales durante el embarazo y sus efectos sobre  el normal desarrollo embrionario y fetal.

Ácido Fólico

Las células son muy susceptibles al déficit de folatos en periodos de gran actividad metabólica, como es el de la formación y desarrollo del ser humano

Tienen un amplio abanico de expresión: malformaciones que son incompatibles con la vida en el cerebro y en la columna vertebral como puede ser el síndrome de espina bífida, que agrupa a un conjunto de defectos de la columna vertebral.

El déficit de ácido fólico también se ha asociado con niveles elevados de homocisteína en sangre. La homocisteína es un aminoácido no esencial que puede producir defectos congénitos y ser responsable de algunas situaciones como el aborto espontáneo, el desprendimiento prematuro de placenta así como de hipertensión arterial, edema o retención de líquido, presencia de proteína en orina y un aumento excesivo de peso.

En conclusión que una suplementación adecuada de ácido fólico antes de la concepción  tiene efectos beneficiosos  Independientemente de esto, se aconseja a todas las embarazadas la ingesta de alimentos que aporten ácido fólico, especialmente vegetales de hoja verde (espinacas, coles, coliflor, guisantes), hígado, frutas (aguacate, naranja), cereales, legumbres, levaduras y frutos secos. 

Se deberá empezar al menos un mes antes de la concepción, y mantenerse como mínimo hasta el final del primer trimestre. La tendencia actual es mantenerlo durante todo el embarazo, sobre todo en casos de gemelaridad, enfermedades crónicas, vómitos de repetición o malabsorción de cualquier origen. La toma debe ser diaria e ininterrumpida, porque no se almacena en el organismo. Su consumo irregular disminuye o anula el efecto protector.

Resumiendo, se puede decir que la suplementación con ácido fólico supone la intervención más importante y efectiva para la disminución de los defectos congénitos.

Hierro

La prevalencia de anemia durante el embarazo es alta, alcanzando cifras del 25% en países desarrollados. Este déficit no puede ser compensado durante el segundo y tercer trimestre ni con la dieta, ni mejorando la biodisponibilidad, ni con el aumento de la absorción propio de la gestación, por ello, es aconsejable la suplementación con hierro.

Existen estudios que demuestran que valores bajos de hemoglobina, están relacionados con un bajo peso al nacer, prematuridad, aumento de la mortalidad perinatal, y un peor desarrollo físico y en el rendimiento cognitivo.

Las contraindicaciones de la suplementación con hierro es la hemocromatosis, enfermedad que cursa con un aumento de hemoglobina

La suplementación con hierro recomendada en España es de 30mg/dl para mujeres embarazadas que no tengan anemia. Se aconseja tomar los suplementos en ayunas o entre comidas para favorecer la absorción acompañados de algún alimento que contenga vitamina C, y se desaconseja que lo hagan junto a la ingesta de té, leche o café.

Yodo

El yodo no puede almacenarse en el organismo por lo que debe ser consumido todos los días.

El consumo diario recomendado en la población general es de 150-200 mg al día, que puede obtenerse mediante el uso de sal yodada y el consumo de alimentos ricos en yodo, como el pescado. Las necesidades de yodo en la embarazada aumentan a 300 mg al día.

Se sabe que el nivel de tiroxina hormona producida por el tiroides que circula en la sangre materna es fundamental para el óptimo de­sarrollo de la corteza cerebral fetal, sobre todo en la pri­mera mitad de la gestación, pudiendo repercutir de forma irreversible en el desarrollo neurológico del niño. En el primer trimestre se produce lo que se conoce como pico gestacional de la hormona tiroidea T4, que posteriormente disminuye. Parece ser que este pico es muy impor­tante para el desarrollo de la corteza cerebral del feto. En la segunda mitad, el tiroides fetal comienza a secretar sus propias hormonas tiroideas pero en cantidad insuficiente por lo que la contribución materna sigue siendo funda­mental.

Durante el embarazo, con el conocimiento científico disponible se recomienda, además del consumo de sal yodada en la dieta, la asociación de un suplemento de 150-200 µg/día, iniciándose antes de la concepción y manteniéndose durante todo el embarazo y lactancia.

El próximo miércoles hablaremos de más nutrientes que suelen ser indispensables para el embarazo y su necesidad de suplementar o no.

Recuerden que este artículo es orientativo, nunca sustituye la consulta con su nutricionista.

En general durante el embarazo son muy importantes todos los micronutrientes: vitaminas como puede ser el ácido folico y minerales, entre los que encontramos el hierro, esto es debido a que durante la gestación se incrementa las necesidades de los mismos, ya que suceden muchos cambios fisiológicos en el organismo de la mujer embarazada (http://www.my-pdiet.com/es/blog-de-nutricion/algunas-preguntas-relacionadas-sobre-el-embarazo-y-la-nutricion-i)

Te daré breve explicación sobre los que me preguntas:

Ácido fólico: ha mostrado ser útil para prevenir las malformaciones congénitas del tubo neural. No obstante es difícil aumentar las concentraciones titulares de folatos y mantenerlo en niveles óptimos exclusivamente con los alimentos. Es por ello que se aconseja a la mujer en edad fértil antes de quedar embarazada tomar un suplemento de ácido fólico de por lo menos 0.4 mg por día. Puedes ver más información en: http:/www.my-pdiet.com/es/blog-de-nutricion/el-acido-folico-en-la-prevencion-de-la-espina-bifida

Hierro Se contempla como una medida de prevención nutricional que debe iniciarse por lo menos en el segundo trimestre del embarazo. La demanda del hierro no se distribuye de forma uniforme a lo largo de toda la gestación, sino que incrementa de 0.8 mg al día en el primer trimestre hasta los 6.3 mg/día en el tercero, por lo que dichas necesidades no pueden cubrirse con el hierro que es aportado por los alimentos, incluso si tuvieran una biodisponibilidad alta. http://www.my-pdiet.com/es/blog-de-nutricion/conociendo-los-minerales-el-hierro

La organización mundial de la salud recomienda suplementos diarios combinados de ácido fólico de 400 µg y 60 mg de hierro durante los 6 meses de embarazo y por lo menos dos veces diarias para aquellas mujeres que tengan que tratarse de una anemia grave.

El US Institute of Medicine recomienda que las mujeres con embarazos múltiples deberían recibir un suplemento diario que contenga 15 mg de zinc, 2 mg de cobre, 250 mg de calcio, 2 mg de vitamina B6, 300 µg de ácido fólico, 50 mg de vitamina C, 5µg de vitamina D y 30 mg de hierro después de los tres meses.

 

El ácido fólico en la prevención de la espina bífida

Miércoles, 10 June 2015 08:00 Publicado en Blog

El embarazo aumenta la incidencia de déficit  de folatos. Incluso en las poblaciones que consumen dietas adecuadas desde el punto de vista nutricional.

Estas carencias constituyen riesgos tanto para la madre como para la criatura:

-          Para la madre: riesgos de fatiga, depresión, pérdida de cabello, alteraciones de la piel, estrías. Todos estos problemas sobrevienen durante el embarazo y son acentuados progresivamente y dificultan/imposibilitan una lactancia materna de calidad.

-          Para la criatura: en el caso de deficiencia de vitamina B5 un nacimiento prematuro, si hay carencias de cinc, un bajo peso y de inmunodeficiencias, y en el caso del folato, la espina bífida.

¿Qué es la espina Bífida? Es una malformación congénita del tubo neuronal, que se caracteriza porque uno o varios arcos vertebrales posteriores no han fusionado correctamente durante la gestación y la médula espinal queda sin protección alterándose la transmisión de impulsos nerviosos. 

¿Qué funciones tiene el ácido fólico? El ácido fólico es necesario para la producción y mantenimiento de las nuevas células, en especial durante el proceso de división y crecimiento celular que se lleva a cabo durante el embarazo. Es en este período en donde el incremento de síntesis de ácidos nucleicos y proteínas se encuentra en el nivel más alto cuando los requerimientos de folatos aumenta, cuando este nivel de folatos no se ve satisfecho se interrumpe la producción de ácidos nucleicos y las células no son capaces de producir suficiente ADEN para seguir con la divisiones celulares.

¿Dónde podemos encontrar el ácido fólico en los alimentos? El ácido fólico , puede aportarse mediante una dieta adecuada que contenga frutas, zumos, cereales suplementados o integrales y hortalizas. Recordemos que el ácido fólico no se almacena en el organismo

¿Cómo podemos prevenir la espina bífida? Así pues la deficiencia de folato se puede prevenir en las mujeres que comienzan el embarazo con unas reservas moderadas del nutriente si reciben un equivalente de 200µg  de ácido fólico al día. En las mujeres con pocas reservas de folato la recomendación de suplementación puede ser incrementada hasta unos niveles 300 µg diarios.

Sabiendo que la absorción del folato que proviene de los alimentos esta sobre el 50%, las Recomendaciones Diarias Americanas del nutriente ha establecido en unos 300 µg diarios de ácido fólico durante el embarazo, para aumentar o conservar las reservas maternas y cubrir el aumento  por el crecimiento rápido de los tejidos, con el objetivo de poder reducir el riesgo de los defectos del tubo neuronal.

Pide más información a tu nutricionista: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La mayoría de los folatos se encuentran en forma de poliglutamatos que contienen residuos adicionales de ácido glutámico unidos mediante enlace peptídico. Los poliglutamatos de folatos son las coenzimas funcionales en tejidos, donde participan principalmente en la transferencia de un  carbono. Como tal, participan en la biosíntesis de purina y pirimidina y en interconversiones de aminoácidos (ej de serina y glicina, homocisteína a metionina, etc.) Existen relaciones metabólicas entre los folatos y la vitamina B12. Una deficiencia de folatos o de vitamina B12 produce lo que se conoce como anemia megalobástica.

La presencia de diferentes formas de folatos en las comidas ha producido ciertas conjeturas acerca de su biodisponibilidad, se cree que un 50% de los folatos de la dieta se encuentra biodisponibles.

Los síndromes de malabsorción, como el esprue tropical, enfermedad celíaca y enfermedad de Crohn, afectan adversamente a la absorción de folatos. También puede ocurrir una disminución en la absorción de folatos en alcohólicos malnutridos y en usuarios de sulfasalazina (antiinflamatorio utilizado en  la inflamación de intestino y en la  artritis reumatoide.

Los folatos son especialmente abundantes en vegetales verdes frescos, hígado y algunas frutas frescas.

Debe recordarse que a través de la cocción  y procesamiento de los alimentos, se pueden producir perdidas de folatos entre un 50 a  un 95%.

Una disminución de los niveles de folatos se asocia con anomalías neurológicas, que se producen con frecuencia en la deficiencia de la vitamina B12

La deficiencia grave de folatos puede producir depapilación de la lengua y alteraciones de la función intestinal.

La suplementación con ácido fólico se recomienda en el período perigestacional, para prevenir los defectos del tubo neural.

Las CDR para los folatos tiene en cuenta la biodisponibilidad dietética de folatos y una estimación de la cantidad requerida para mantener las reservas de la vitamina. Recomendaciones dietéticas, Food and Nutrition Board, National Academy of Sciences-National Reserarch Council, revisada en 1989

 

Edad

Folatos µg

Bebes

0.0 – 0.5

25

0.5 – 1.0

35

 

NIños

 1 – 3

50

 4 – 6

75

 7 -  10

100

 

 

Hombres

11 - 14

150

15 - 18

200

19 - 24

200

25 - 50

200

+51

200

 

 

 

 

Mujeres

11 - 14

150

15 - 18

180

19 - 24

180

25 - 50

180

+51

180

Gestantes

400

Primer semestre

280

Segundo semestre

260

My-Pdiet

Personal Diet Consulting
Calle Bon Viatge, 42
08970 Sant Joan Despí
Barcelona - Spain
Tel: (+34) - 93.293.48.25
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Pago 100% seguro

Marcas de aceptación