Categorías en nuestra tienda

Subscríbete

Recibe en tu email, nuestros consejos prácticos, novedades y ofertas de productos referentes a la nutrición y cuidado de tu cuerpo.

Maria Elvira Sánchez Vilariño - Doctoralia.es

Accede al dicccionario de dietas y nutrición - My-Pdiet.com

Maria Elvira Sánchez Vilariño - Doctoralia.es

Maria Elvira Sánchez Vilariño - Doctoralia.es

Twitter

Pregunta de nuestros lectores: ¿es recomendable consumir agua desmineralizada?

Siempre me gusta empezar por definiciones para que la gente pueda tener claras las ideas, y después que saquen sus propias conclusiones, es por ello que comencemos por la importancia que tiene el agua, para todo ser viviente. El Hombre puede vivir varios días, incluso meses, sin comer pero tan solo de 5 a 10 días, sin agua. El agua se encuentra en el segundo lugar de nuestras necesidades, siendo el primero el oxígeno, en cuanto a importancia para el mantenimiento de la vida.

Por otro lado también es conocido que el agua constituye entre el  50-80% del peso total del organismo, dependiendo del contenido total de grasa. El 90% de la sangre es agua y el 97% de la orina.

Otro aspecto importante que debemos conocer y comprender es, como funciona nuestro organismo a nivel de los llamados electrolitos: sodio,  potasio, magnesio, cloro, calcio y magnesio (que son los minerales que encontramos en más cantidad en el agua potable). Estos deben estar presentes en nuestro organismo por la gran cantidad de funciones que realizan algunas de ellas entre las que tenemos:

-       El sodio mantiene la presión sanguínea.

-       El potasio para el buen funcionamiento de algunas enzimas.

-       Por su parte los iones de cloro se requieren en la actividad de algunas enzimas que actúan en la regulación del metabolismo y de la sal.

-       El calcio y el magnesio son dos elementos esenciales. El calcio es un componente importante de los huesos y dientes. Además, desempeña un papel en la excitabilidad neuromuscular (es decir, disminuye), la correcto funcionamiento del sistema de la realización de miocardio, el corazón y la contractilidad muscular, intracelular de la transmisión de la información y la coagulación de la sangre. el transporte de elementos como el sodio, potasio y calcio a través de las membranas, la síntesis de proteínas y ácidos nucleicos, excitabilidad neuromuscular y la contracción muscular.

 Y por último recordar la recomendación de consumo de agua: "Beber dos litros diarios de agua mineral natural proporcionaría 40 mg (equivalentes a 0,1 g de sal), que representan únicamente el 2% de la ingesta diaria de sodio máxima recomendada dentro de una dieta equilibrada por la Organización Mundial de la Salud"

La  peligrosidad potencial para la salud del consumo de agua desmineralizada o baja mineralizacion  es a largo plazo, es de interés no sólo en países que carecen de agua fresca adecuada, sino también en los países en donde algunos tipos de sistemas de tratamiento de agua son muy utilizados, o cuando algunos tipos de agua embotellada son consumidos. Para ello se han realizado muchos estudios. La conclusión general de los resultados de todos estos estudios:

El consumo de agua de baja mineralización,  obliga a nuestro cuerpo (el intestino) tomar esos minerales de las reservas del cuerpo.

Por otra parte, es bien sabido que el cuerpo cuando elimina el agua (a través del sudor u orina), no es agua “pura” sino que va acompañada de electrolitos o minerales es por ello que la ingesta adecuada de electrolitos a través del agua debe estar garantizada para lograr reestablecer estas pérdidas.

El consumo de agua de mineralización débil, obliga al cuerpo a la  redistribución de los mismos, dentro de las células y pueden comprometer la función de órganos vitales. Los síntomas más evidentes, de esta condición incluyen: cansancio, debilidad y dolor de cabeza,  y los síntomas más severos son: calambres musculares y alteraciones de la frecuencia cardíaca.

Por otro lado los minerales presentes en el agua, se encuentran en forma de iones libres y por lo tanto, se absorben más fácilmente del agua si lo comparamos con el de alimentos que son en su mayoría vinculados a otras sustancias. Lo que sería una ayuda en caso de “supuestas” insuficiencias nutricionales.

Hay mucha gente que utiliza este tipo  de aguas para la cocción de sus alimentos. Y cuando se usa este tipo de agua para para cocinar, se ha encontrado que puede causar pérdidas importantes de todos los nutrientes de los alimentos. Tales pérdidas pueden alcanzar hasta un 60% de magnesio y el calcio, o incluso más para algunos minerales: por ejemplo, el 66% de cobre, manganeso del 70%, cobalto 86%. En contraste, cuando el agua potable se usa para cocinar, la pérdida de estos elementos es mucho menor, y en algunos casos, un mayor contenido de calcio como resultado de la de cocción

El agua de baja mineralización es inestable y, por tanto, muy agresivo a los materiales con los que entra en contacto. En este tipo de agua agua se disuelve con más facilidad los metales y algunas sustancias orgánicas de las tuberías, revestimientos, tanques de almacenamiento y recipientes, mangueras y accesorios.

La cantidad de sodio en la mayor parte de las aguas minerales naturales españolas está en cantidades no significativas y es adecuada para aquellas dietas bajas en sodio.

La mineralización del agua mineral no es perjudicial para los riñones. No hay ninguna evidencia científica de que la mineralización del agua conlleve un riesgo en la recurrencia de cálculos renales o que implique el deterioro de la función renal. Y aquí viene un dato importante: en pacientes con cálculos renales (a los que se suele recomendar este tipo de agua) la recomendación es mantener una ingesta diaria de entre 1.000 y 1.200 miligramos de calcio al día. Pues bien, parte de ese aporte puede venir del agua.

No hay evidencia científica alguna de que el agua de mineralización débil sea mejor para la salud en comparación con otras aguas minerales. Recordemos: la mineralización del agua es simplemente responsable de su sabor. En este sentido, sí que existen estudios que señalan que las aguas percibidas como agradables y frescas por los consumidores son aquellas con mineralización débil pero se trataría únicamente de una preferencia, no de un indicativo de calidad.

La carencia de minerales  en el agua, es una característica y no una virtud. Puede ser adecuada para algunos tipos de enfermedades cardíacas o renales, pero eso no significa que sea la mejor agua.

Después de todas estas explicaciones mi opinión es que no es recomendable el consumo de agua con baja desmineralización o desmineralizada.

Modificado por última vez en Lunes, 01 May 2017 19:33
Valora este artículo
(2 votos)
My-pdiet

My-Pdiet es un portal de Personal Diet Consultingtus expertos en nutrición, dietética y seguridad alimentaria.

 

Sitio Web: www.my-pdiet.com
Inicia sesión para enviar comentarios

My-Pdiet

Personal Diet Consulting
Calle Bon Viatge, 42
08970 Sant Joan Despí
Barcelona - Spain
Tel: (+34) - 93.293.48.25
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Pago 100% seguro

Marcas de aceptación