Categorías en nuestra tienda

Subscríbete

Recibe en tu email, nuestros consejos prácticos, novedades y ofertas de productos referentes a la nutrición y cuidado de tu cuerpo.

Maria Elvira Sánchez Vilariño - Doctoralia.es

Accede al dicccionario de dietas y nutrición - My-Pdiet.com

Maria Elvira Sánchez Vilariño - Doctoralia.es

Maria Elvira Sánchez Vilariño - Doctoralia.es

Twitter

¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

Esta enfermedad también es conocida como deficiencia de lactasa, intolerancia a la leche, deficiencia de la enzima disacaridasa.

Comenzaremos por definir que es la lactosa: la lactosa es el azúcar compuestos por dos moléculas; lactosa y galactosa unidos entre sí. Que encontramos en todo tipo de leche de mamíferos: vaca, cabra, oveja y humana. Se ha de reconocer que esta última es la que tiene mayor contenido de lactosa (6.9 – 7.2%).

La intolerancia a la lactosa es cuando el individuo es incapaz de poder digerir este azúcar ya que no tiene cantidades suficientes de enzima disacaridasa que lleva a cabo esta función a nivel del intestino delgado.

Esta enfermedad la padece, o tiene una prevalencia, superior al 70% de la población mundial (fuente: http://www.lactosa.org). España se dice que la prevalencia se encuentra en un 15%. La cantidad de personas que la sufren dependerá del origen étnico.

La lactosa que no es digerida o ha sido parcialmente digerida pasará al intestino grueso. Ahí la flora bacteriana se encargará de su descomposición generando: hidrógeno, anhídrido carbónico, metano y ácidos grasos de cadena corta. Eso es lo que provocará los síntomas: dolores abdominales, hinchazón abdominal, gases abdominales, diarreas ácidas. También pueden presentar otros síntomas como: problemas cutáneos, trastorno del sueño, abatimiento, cansancio, dolores de las extremidades, etc.

Debemos reconocer dos tipos de intolerancia:

  1. Intolerancia permanente; determinado por la genética y es hereditaria. No existe posibilidad de recuperación, solo es posible aliviar su sintomatología.
  2. Intolerancia secundaria o temporal, que se debe a patologías o situaciones especiales como malnutrición, problemas intestinales, intolerancia al gluten, medicamentos, etc. En principio es recuperable siempre que se trate el problema que lo causa.

La sintomatología suele aparecer entre 30 minutos y 2 horas después de ingerir productos lácteos o que contengan lactosa. Dependiendo del nivel de déficit de lactasa, de la cantidad de alimento ingerido, edad, origen étnico o existencia de otras patologías; la magnitud y el número de síntomas podrá variar de una persona a otra.

Los síntomas se alivian a menudo eliminando de la dieta del paciente aquellos alimentos que contengan lactosa. Que la podemos encontrar en tres grupos de alimentos:

-         Productos lácteos: leche, mantequilla, cremas, helados, yogur, quesos y suero. Estos productos pueden tolerarse mejor que la leche, puesto que la lactasa bacteriana, presente en el cultivo del yogur, hidroliza la lactosa. Además de la hidrólisis que se produce en el tracto intestinal, también dependerá de los métodos utilizados para obtener el yogurt.

-         Aditivos alimentarios: tanto lácteos como no lácteos y los encontraremos en carnes procesadas, sazonadores, margarinas, pan de molde, cereales, medicamentos, etc.

Contenido de lactosa de algunos alimentos:

Sin lactosa

Bajos en lactosa

(0 a 2 gr ración)

Altos en lactosa

(5 – 8 g ración)

Sopas con base de consomé

Carne al natural, pescado, aves. Aceite oliva.

Cereales, galletas crakers

Frutas y verduras naturales

Postres elaborados sin leche, sólidos lácteos desecados o con suero

Tofu y derivados

Cremas no lácteas

Leche sin lactosa (1/2 taza)

Sorbete (1/2 taza)

Queso curado 30 -60 gr

Queso procesado 30 gr

Mantequilla o margarina

Alimentos preparados comercialmente que contenga derivados lácteos sólidos o suero

Algunos medicamentos y preparados vitamínicos (las cantidades aquí presente son  muy pequeñas y en general se pueden tolerar bien)

Leche: entera, semidesnatada y desnatada, en polvo, evaporada, condensada, condensada azucarada,

Nata: densa, ligera, cortada

Salsa bechamel

Queso para untar

Requesón cremoso o bajo en grosa

Requesón seco

Queso Ricotta.

Derivados o productos para untar a base de queso

Helado o leche helada

 

Se debe tener en cuenta que esta dieta puede llegar a tener deficiencias de calcio, vitamina D y riboflavina, dependiendo del grado de restricción de lactosa  y de los requerimientos del paciente. Esta no debería superar las recomendaciones

Se debe considerar la suplementación de calcio en niños, adolescentes, mujeres post menopáusicas, embarazo y lactancia, y aquellas mujeres que puedan tener la tendencia a desarrollar osteoporosis.

Si deseas más información personalizada: http://www.my-pdiet.com/reserva-visita

Modificado por última vez en Lunes, 02 April 2018 11:39
Valora este artículo
(1 Voto)
My-pdiet

My-Pdiet es un portal de Personal Diet Consultingtus expertos en nutrición, dietética y seguridad alimentaria.

 

Sitio Web: www.my-pdiet.com
Inicia sesión para enviar comentarios

My-Pdiet

Personal Diet Consulting
Calle Bon Viatge, 42
08970 Sant Joan Despí
Barcelona - Spain
Tel: (+34) - 93.293.48.25
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Pago 100% seguro

Marcas de aceptación